miércoles, 26 de octubre de 2011

Temperatura de las compresas



Comúnmente una de las preguntas que más realizan los alumnos en cuanto a las compresas, es si estas ¿deben usarse frías calientes o tibias?.

Para autores como Sebastias kneipp la temperatura de la compresa siempre esta dada por la dolencia que se quiere tratar asi:
Una compresa fría tiene un efecto vasoconstrictor del tejido reduce el sangrado,  extrae calor del cuerpo, alivia la fiebre y la inflamación. Así también alivia el dolor, por que el frio provoca un efecto analgésico en la parte afectada. Para aplicar una compresa fría acuéstese por 30 minutos, luego aplíquese la compresa fría en el área afectada por 15 minutos o hasta que esta se entibie.
Una compresa templada mejora la circulación en la piel y estimula el metabolismo.
Una compresa caliente, tiene un efecto vasodilatador del tejido, aumentado el flujo sanguíneo a la parte afectada, reduce la rigidez de las articulaciones y los espasmos musculares, haciendo que los músculos se relajen. Así también estimulan el sistema nervioso autónomo, el sistema inmunitario y la circulación. También tienen un efecto antiespasmódico y calma los ataques fuertes de tos y además se pueden usar para los dolores menstruales, de garganta, de estomago, calambres, esguinces, trastornos del sueño, nerviosismo, infecciones urinarias y trastornos intestinales.
Para aplicar una compresa caliente siéntese en un sillón o acuéstese, use un paño de lino, uno de algodón grande y una de lana suave. Para aplicar la compresa caliente humedezca el paño de lino con agua bastante caliente y un ingrediente activo que puede ser muy bien un jugo de limón o un té de hierbas. Aplíquelo sobre la piel y envuelva con el paño de algodón y el paño de lana para mantener el calor.
Al estimular el sistema nervioso y el circulatorio, las compresas pueden producir irritaciones y cansancio. Después de cada aplicación, descanse al menos 30 minutos para que su cuerpo active su recuperación.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tisana