lunes, 30 de abril de 2012

Receta base glicerina



La receta de partida es la siguiente (vamos a elaborar 1 kg):

Aceite de coco …… 20% (200gr)
Aceite de ricino …… 10% (100gr)
Ácido esteárico …… 10% (100gr)

Sosa cáustica … 5%(50gr) diluida en Agua …………… 10% (100gr)
Azúcar ………….. 20% (200gr) diluida en Agua …………. 10% (100gr)

Alcohol 96º ………. 15% (150gr)

El jabón de coco proporciona la espuma, el de ricino mejora la transparencia y el ácido esteárico proporciona dureza (en este caso es fundamental para que tenga consistencia). El azúcar proporciona transparencia y consistencia y el alcohol transparencia.

El proceso es en caliente, mezclando los aceites previamente derretidos, con la lejía previamente mezclada. Por las características del ácido esteárico, la saponificación es inmediata. La masa solidifica mucho de golpe pero no hay que desesperar y remover hasta que sea homogénea y semilíquida. La olla conviene que tenga una altura suficiente para prevenir la posible subida de la masa que puede llegar a hervir por la velocidad del proceso de saponificación del esteárico.

Una vez que todo está bien homogéneo se mete en el horno durante 2 horas para conseguir la saponificación total de las grasas. Ésta se verificará mediante la prueba de pH, bien con fenolftaleina, con tiras o con la lengua. Cuando esté completada la saponificación se añadirá a una temperatura de 60ºC el jarabe previamente realizado con el azúcar y el agua hasta su completa homogenización lo que da al jabón un aspecto y consistencia más plásticos. Por último hay que añadir (evitando los vapores y lejos de cualquier llama) poco a poco el alcohol. Esto hace que la masa se vuelva completamente transparente y muy, muy líquida. Casi como agua, que nadie se preocupe. Yo a veces uso la batidora a velocidad muy lenta para completar. 

viernes, 6 de abril de 2012

Jabón con ceniza



Actualmente la mayor parte de los jabones saponizados se hacen con soda caustica, sin embargo existe un método alternativo con ceniza, a continuación se los muestro en receta:

- una olla de metal
- madera
- limón
- un brasero, estufa, fogata, o cocina a as
- elemento para mezclar
- una papa
- aceite vegetal (de su elección)
- papel indicador de pH (opcional) sino etanol y flores de colores


 Hagan una fogata con la madera quemando por lo menos 3 a 4 kg de madera (para que el fuego sea lo suficientemente intenso), esto para dejar la mayor cantidad de ceniza blanca posible. 

A continuación coloquen toda la ceniza en un balde y añadan más o menos un litro de agua. Mezclen las cenizas con el agua por unos 10 minutos y después dejen esto reposar 1 o 2 días.

Ahora la prueba es colocar la papa  en la solución. Si la papa flota hasta la mitad, entonces la solución está lista para ser utilizada. Si la papa no flota, entonces deben añadir más cenizas y esperar 1 o 2 días más y volverlo a intentar. 

Este es un método rudimentario para estimar la concentración adecuada de carbonato de potasio en esta solución, ya que cuando la solución se vuelve concentrada hay un cambio significativo en la densidad del medio.

Ahora si lo desean pueden filtrar la solución o si no , pueden dejarla tal como está. Añadan la solución al aceite (1L de solución puede alcanzar para unos 0.5-1L de aceite, pero esto ya depende del aceite) lentamente con agitación y observen como el aceite adquiere una contextura cremosa. Lo que yo he hecho es añadir la solución de 20mL en 20mL hasta que alcanzo esta textura, una vez hecho esto , paro la adición. Si se les va la mano con un poco de solución, no es problema, ya les cuento como se soluciona.

Una vez hemos terminado la adición ponemos toda la mezcla en la estufa, brasero, fogata o en el microondas (si es en microondas deben estar muy pendientes pues rebosa fácilmente el recipiente por la formación de burbujas) y dejamos hervir la mezcla, hasta que se vuelva mucho más espesa (paramos cuando adquiera una contextura como de jabón).

Ahora usamos el papel indicador y si no lo poseemos pues machacamos algunas flores de colores y extraemos su colorante con etanol (prácticamente todas las flores de colores poseen compuestos que indican el pH). 

Vemos cual es el pH de la solución original (si es con el extracto floral, sacamos una muestra, le añadimos unas gotas y observamos el color). Ahora vemos el pH del jabón, debe ser de alrededor de 10-12 si colocamos exceso de solución original, o del mismo color que la solución original si estamos usando indicador.

 Ahora añadimos jugo de limón, lentamente y mezclando (tengan cuidado pues si añaden mucho aruinan el jabón) hasta que el pH sea de alrededor de 8-9 o que el color dado por el indicador cambie o desaparezca.

Ahora el jabón se coloca en un recipiente y se guarda para su uso como insecticida o hasta para manos. El jabón se produjo con elementos 100% ecológicos y puede contribuir a que la experiencia de su jardín siga siendo 100% orgánica.

Tisana