domingo, 16 de octubre de 2011

Compresa de hierbas


Otra forma de compresa de vapor más eficaz aún, se obtiene añadiendo hierbas medicinales como el árnica, romero y tomillo al agua hirviendo.
En este sentido, el árnica reduce rápidamente los hematomas, refuerza la acción paliativa en el tratamiento terapéutico de las distensiones, contusiones, dislocaciones, dolores musculares y articulares, hinchazones producidas por magullamientos y lesiones.  En el caso del romero y el tomillo, estas hierbas activan el riego cutáneo.


Ingredientes y accesorios:
2 cucharadas de hierba seca (ya sea árnica, romero o tomillo).
2 paños de franela.
1 manta de lana.

Instrucciones
Hervir1 litro de agua con 2 cucharadas de la hierba seleccionada. Se deja reposar 10 minutos y se cuela. Se empapa con este liquido una franela la cual será doblada y se aplica, lo más caliente posible, sobre la zona afectada. Para conservar el calor se cubre con un segundo paño de franela y, luego, con una manta de lana. Dejar puesta la compresa mientras siga desprendiendo calor.
No se debe aplicar esta compresa en personas con hipersensibilidad al calor, operaciones inminentes, enfermedades malignas o mal funcionamiento de la función renal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El hidrolato, ese gran desconocido

Hace unos pocos años conocí a un señor muy interesante, Raymond Agnel (en la foto), dueño de una destilería en la Provenza ( Distillerie Le...